Go to Top

Efectos del Cloro en el medio ambiente y la salud

La respuesta a esta pregunta depende del punto de vista en que se vea, el cloro se ha utilizado desde hace muchos años y sabemos que las mamás lo utilizan para todo, pero no sabemos cuáles son los alcances del cloro a nivel ambiental.

Para empezar conozcamos un poco más del cloro, fue descubierto en 1773, es un elemento gaseoso y de color verde, es altamente reactivo, sin embargo lo podemos encontrar mezclado con otros elementos como en la sal (NaCl), en el hipoclorito de sodio NaClO el cual es el de uso doméstico y está concentrado al 5%, lo cual nos indica lo fuerte que es ya que nos dice que es muy poco lo que contiene la botella de cloro y nosotros lo diluimos más al agregarle agua, por ejemplo si tocamos el cloro comercial  5% solo nos causa una pequeña irritación, pero si tocáramos uno al 15% nos quemaría.

En EUA la institución encargada de verificar la cantidad de cloro en las aguas residuales es la EPA, el cloro a niveles bajos, no causa daños a la flora y a la fauna, sin embargo un exceso de este puede causar daños permanentes al ambiente, ya que causaría igualmente quemaduras a las células de los animales y plantas, atacando primero las zonas más sensibles como lo son los ojos.

Ahora, el cloro es un buen desinfectante, sin embargo sabemos que no todos los microorganismos son malos o causantes de enfermedades, ya que hay otros que están ligados a los ciclos biogeoquímicos (ciclos de los elementos), como lo son las bacterias nitrificantes y desnitrificantes, las cuales ayudan a la fijación del nitrógeno en las plantas, pensemos que pasaría si este cloro llegará a zonas de vegetación o a ríos y lagos; Si está en cantidades excesivas las mataría, provocando un desequilibrio en el medio ambiente.

Este desinfectante reacciona con la materia orgánica del agua generando cientos de subproductos, los más prevalentes son los trihalometanos (THM) y el ácido acético halogénico, el cual es un compuesto cancerígeno, estos cuentan con un carácter volátil y pueden llegar al ser humano por medio de ingestión, inhalación y absorción dérmica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece unos valores como concentraciones máximas individuales de cada uno de los THM en el agua de consumo humano.

  • Cloroformo: 300 µg (microgramos)/L
  • Bromodiclorometano (BDCM): 60 µg/L
  • Dibromoclorometano (DBCM): 100 µg/L
  • Bromoformo: 100 µg/L

La suma de cloroformo, bromodiclorometano, dibromoclorometano y bromoformo debe de ser menor a 100 µg/L. Estos límites legislativos se fijan estableciendo unos márgenes de seguridad que garantizan un elevado grado de protección a la población.